Archivo | Reflexiones RSS for this section

Un país carente de talento es un país sin futuro

No es el primero que se está planteando hacer las maletas ni tampoco será el último. He visto como en 2011 y lo que llevamos de 2012 han aumentado de forma preocupante los jóvenes que piden traducciones juradas de sus títulos universitarios porque han decidido marcharse. Aquí no ven un futuro mínimanente atractivo para sus vidas. Ya lo decía también un amigo y excelente traductor, que en menos de 140 caracteres exponía la situación actual.

La ausencia de perspectivas laborables es abrumadora, aunque me temo que aún más preocupante es el problema de mentalidad que sufre el país. El esfuerzo y la honestidad no figuran entre las cualidades más valoradas, hemos sido campeones en pulirnos el dinero cuando la situación era favorable, sin pensar en el mañana, con la prepotencia de creer que los tiempos de bonanza no tendrían fin. Gastar el dinero sin pensar en invertir para el futuro es una de las enfermedades graves que puede padecer una sociedad. Y peor aún es el ejemplo que han dado los políticos con el despilfarro del dinero público. Duele en el alma ver las barbaridades que han llegado a cometer y cómo ahora lo estamos pagando con unos recortes salvajes que especialmente en el ámbito de la sanidad y la educación son pan para hoy y hambre para mañana.

Nos encontramos con varias generaciones de jóvenes con una formación sobresaliente, con inquietudes, con unas ganas enormes de hacer cosas y, lo que es más difícil de encontrar, con talento, que ya no quieren quedarse aquí. No les seduce permanecer en un lugar donde no solamente el mercado laboral está totalmente parado sino donde no encuentran una mentalidad acorde con sus aspiraciones. Antes los que se veían obligados a emigrar eran casi exclusivamente los investigadores. Ahora son profesionales de todos los sectores.

Si ellos son el futuro y deciden marcharse, ¿qué quedará? Sé que hay gente que lo está dando todo por salir adelante, con nuevos proyectos, con entusiasmo, con ganas de cambio, pero se trata de que nos estamos quedando sin parte de las generaciones que tendrán que liderar el mañana. No me gusta transmitir esta sensación de pesimismo pero me resulta inevitable, más teniendo en cuenta que se trata de un problema al que se tendrían que aportar soluciones y en el que poco veo que se esté haciendo.

Sea cual sea la decisión de cada uno, suerte a todos, a los que os vais y a los seguiréis aquí, porque el camino no es fácil para nadie. Que no nos falten ilusión y ganas porque las vamos a seguir necesitando.

___________________________________________

Fotografía de Kristian Bjornard

Aprender y avanzar

Hace unos meses publiqué mi última entrada en el blog. Decidí dejar de escribir, después de haberle puesto mucho entusiasmo, porque los proyectos que había iniciado y otros en los que había decidido implicarme más no me permitían dedicarle el tiempo necesario.

Pero ahora vuelvo, aunque sea solamente para dedicar esta pequeña entrada a cuatro personas muy especiales que han pasado de ser compañeros a socios, para luego convertirse también en amigos, con los que me apasiona poder compartir proyecto y, de forma muy especial, conversación. Cada uno es una pieza clave para recorrer el camino que estamos haciendo juntos e ir llegando a las diferentes etapas que nos vamos marcando. Cada cual con sus cualidades y sus defectos, compartimos a diario inquietudes, visiones, ideas, dudas, descubrimientos. Profesionalmente, es una de las experiencias más enriquecedoras que he vivido.

AsierMartinePilar Ricard, el orden no importa, son este equipo sensacional con el que tengo la enorme suerte de poder charlar, debatir, aprender y avanzar.

Au revoir!

Hace poco más de un año inicié este blog con el objetivo de compartir las experiencias vividas en el día a día de mi trabajo como traductora. Pretendía ser también un lugar donde compartir información interesante para profesionales del gremio que no estuviera directamente relacionada con la profesión, pero sí con el hecho de trabajar por cuenta propia, con independencia de la etiqueta que se asigne cada uno: freelance, microempresa, emprendedor, etc.

Al tiempo que empezaba a publicar los primeros artículos e iba ampliando el listado de de posibles temas, llegó la propuesta de formar parte de la Junta Directiva de APTIC, que acepté con una gran ilusión. Poco después, unas charlas distendidas con Martine FernándezPilar del Rey y RicardSierra sobre cómo organizábamos nuestra actividad nos convirtieron en socios y creadores de 4Visions manager. Llegó también el momento de dar un paso adelante y crear Sigma Traducciones, así como de aportar mi granito de arena a la Asociación de Padres y Madres del colegio de mis hijos. Y, por si fuera poco, con todo este trajín el cuerpo empezó a pedirme a gritos que recuperara el hábito de hacer deporte.

Los meses que han transcurrido desde la primera publicación han sido realmente exigentes en todos los aspectos, una exigencia compensada por la gratificación de ver cómo cada proyecto va avanzando. Pero con el bloc no es así. La falta de tiempo para escribir con tranquilidad y el que siga abierto sin contenido nuevo no deja de angustiarme. Así que he decidido “cerrarlo” —no sé si será un cierre temporal o definitivo, el tiempo lo dirá— con este mensaje de despedida en el que quiero daros las gracias a todos los que me habéis leído, habéis comentado las publicaciones y me habéis animado a seguir adelante.

Si con el tiempo me animo a seguir, os aviso :-).

¡Gracias a todos!

Llega el momento de hacer balance

Ahora que ya falta muy poquito para terminar el año, es el momento de repasar cómo ha transcurrido y si hemos logrado los objetivos que nos habíamos marcado. Ha sido un año complicado por la crisis, pero es importante aprender a sacar provecho de las épocas difíciles en las que hay poco trabajo. Hablo de aprender porque seguramente para muchos profesionales ha sido la primera vez que nos hemos tenido que enfrentar a una situación como la que estamos viviendo.

Afrontar con optimismo estas situaciones no es fácil, pero cuando se consigue, los resultados pueden llegar a ser espectaculares. Tener más tiempo nos permite poder analizar con tranquilidad nuestra situación actual y reflexionar sobre hacia dónde queremos ir. Podemos aprovecharlo para leer los libros y artículos que se nos habían ido acumulando, hacer los cursos para los que nunca encontrábamos un momento, compartir más tiempo con compañeros de profesión y, así, abrir las puertas a nuevos conocimientos, nuevos puntos de vista, nuevas ideas y nuevos proyectos.

El 2011 empieza con dos grandes proyectos en marcha que requerirán mucho esfuerzo para lograr que se materialicen y que son el resultado de gran parte de este año que termina. Ante tales perspectivas, los ánimos y las energías se multiplican. Está claro que la mejor receta ante las épocas de crisis es aprovechar el momento para intentar ir más lejos.

Antes de terminar, quiero aprovechar para agradeceros a todos, tanto a los que os conozco personalmente como a los que nos «vemos» por las redes, el apoyo y los ánimos que me habéis dado para seguir con este blog. Que paséis unas felices fiestas y espero que durante el 2011 vuestros proyectos e ilusiones se hagan realidad.